COVID-19/ La pandemia tendrá graves efectos en la economía mundial y afectará a los países de América Latina y el Caribe

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, advirtió que las economías de la región sufrirán las consecuencias negativas de la pandemia a través de numerosos canales, en una conferencia telefónica del Diálogo Interamericano sobre el Coronavirus y sus consecuencias para las economías de América Latina y el Caribe, el 19 de marzo.

Específicamente, el Coronavirus afectaría a la región a través de cinco canales. 1) La disminución de la actividad económica en varios de los principales socios comerciales de la región y los efectos que tendrá en las exportaciones de bienes de los países. 2) La menor demanda de servicios de turismo, que afectaría de manera más aguda a los países del Caribe. 3) La interrupción de las cadenas de valor mundiales. 4) La caída de los precios de los productos básicos, que es un tema importante para los países sudamericanos exportadores de materias primas. 5) Mayor aversión al riesgo por parte de los inversionistas y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales.

El secretario ejecutivo de la CEPAL también destacó la importancia de proteger a los grupos más vulnerables de la crisis, en particular a los ancianos, los sectores de menores ingresos y los pobres. En este momento, la CEPAL estima una contracción del -1,8% del PIB regional para el año 2020, lo que podría llevar a que el desempleo en la región aumente en 10 puntos porcentuales. Esto podría llevar a que el número de pobres en la región pase de 185 millones a 220 millones de personas, de un total de 620 millones de habitantes; y el número de personas que viven en la pobreza extrema podría aumentar de 67,4 millones a 90 millones.

Los gobiernos de la región ya están adoptando medidas para tratar de contrarrestar los efectos económicos negativos de la pandemia. Éstas van desde medidas sanitarias para reducir y prevenir el contagio, hasta medidas de contención social que buscan proteger a los grupos más vulnerables. También están tomando medidas económicas, fiscales y monetarias que implican el aumento del gasto social, la reducción de las tasas de interés, la intervención en los mercados de divisas, la suspensión de las tasas de crédito bancario, la concesión de líneas de crédito para el pago de las nóminas de las empresas, la congelación de la tasa de reconexión de los hogares que no pagan sus facturas de agua y medidas para evitar el agotamiento de las existencias de productos básicos, entre otras.

Por último, pidió la coordinación y cooperación mundial y regional para hacer frente a COVID-19. "Ningún país podrá luchar contra esta pandemia sin la cooperación mundial y regional. A fin de cuentas, lo que realmente debemos considerar es lo que sucederá con el multilateralismo. Debe haber más integración. Sin duda, debemos avanzar hacia una mayor coordinación, y la prioridad política debe ser cómo abordar la actual crisis social y sanitaria", subrayó.

https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgxwHMZPhbXzdhMFRclplZtgQczDx

Facebook Twitter Share