Crónicas de cuarentena

Escasez de combustible en la pandemia (11)

En medio de la pandemia que estremece al mundo los precios del petróleo han caído a valores de comienzos de siglo y a niveles ubicados por debajo de los costos de extracción. La guerra de comercial entre las potencias mundiales coincidió con la expansión exponencial del covid-19 deprimiendo a los mercados mundiales de crudo. En Venezuela país petrolero el problema, por estas calles, es también otro.

Durante los primeros días de entrada en vigencia la cuarentena, decretada en el marco del Estado de Alarma a propósito de la pandemia, empezó a notarse una marcada escasez en el suministro de gasolina en el país. La verdad sea dicha la restricción en la venta de combustible no figura entre las recomendaciones de la OMS para contener el avance del nuevo coronavirus.

Las interminables colas no se hicieron esperar y los inquietantes rumores no tardaron en propagarse. Así las cosas hay gente que pernocta en torno a las gasolineras, arriesgando no solo su seguridad sino también su salud en estos tiempos. Con el pasar de los días y se hizo pública una instrucción en la cual se asignaron algunas estaciones de servicio destinadas para abastecer a los sectores prioritarios y esenciales en el marco de la atención de la pandemia.

En las pocas estaciones de servicio habilitadas efectivos militares y funcionarios policiales, custodian y supervisan la distribución de gasolina, gas y gasoil. Hay gente que ha sufrido, en carne propia, los rigores de discrecionalidad con la que se ejecuta la medida. Pacientes de quimioterapia o diálisis, por ejemplo, tardan más en las colas, salvoconducto en mano, que lo que demoran sus tratamientos en los centros asistenciales. Productores agrícolas no pueden abastecer combustible para sus tractores o plantas eléctricas por la restricción de la venta en bidones y tambores. Hay imágenes del trasiego de gasolina en plena vía pública. La gasolina, con su precio irrisorio, se volvió un bien escaso.

Las autoridades nada dicen sobre la ausencia de combustible en la coyuntura de la pandemia. Algunos en las colas, con mascarilla en boca, culpan al gobierno por el deterioro de la industria petrolera y otros justifican la situación en virtud de las sanciones económicas y las medidas administrativas impuestas. Si bien hay gente que piensa que las restricciones a la venta de combustible opera a favor de la cuarentena, porque limita las posibilidades de movilidad de la población, otros creen que el remedio resultará peor que la enfermedad, ya que también influye notablemente en la paralización de actividades vitales en medio de la emergencia. Amanecerá y veremos!

Coronavirus y escasez de agua (12)

“Mi continente debe despertar”- clamó hace unos días, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el etíope que dirige la Organización Mundial de la Salud, al alertar a los países africanos sobre la urgente necesidad de orientar a la población en torno a las normas sanitarias preventivas, acometer el despistaje de contagiados, emprender el aislamiento de pacientes e iniciar el distanciamiento social.

La OMS advirtió a los gobiernos de todo el mundo que deben proporcionar el acceso continuo y suficiente de agua, en particular a la población que viven en condiciones vulnerables. “Lavarse las manos con agua limpia y jabón es una de las cosas más baratas y efectivas que se puede hacer para protegerse contra el coronavirus- ha dicho Sanjay Wijesekera, director de programas de UNICEF, quien añadió, con el dramatismo del caso- “que para miles de millones de personas este paso básico está simplemente fuera de su alcance”

Desde el inicio de la declaratoria de pandemia hay administraciones, nacionales, regionales y municipales que han anunciado la moratoria en el cobro de facturas y empresas públicas y privadas han implementado la reconexión del servicio de agua a suscriptores deudores. En Venezuela fue ordenada la suspensión del cobro del servicio por espacio de seis meses pero el impacto de la medida, por si sola, no resulta eficiente, ya que millares de personas en distintas comunidades no cuentan con suministro de agua potable de manera regular.

Una de las medidas fundamentales de carácter preventivo, en materia de higiene personal, como lavarse las manos regularmente con agua y jabón resulta imposible de cumplir a cabalidad en centenares de barriadas populosas y apartados rincones de la geografía nacional. Más aún, es público, notorio y comunicacional, que en distintos centros asistenciales la disposición de agua y materiales de higiene y limpieza resulta deficitaria. El abastecimiento por camiones cisterna se cotiza en dólares. Los operativos públicos de suministro de agua son insuficientes ante la emergencia. Literalmente, nunca como ahora, el término acuñado al agua como líquido vital había adquirido tal realismo. Amanecerá y veremos!

@ADIGIAMPAOLO

#CronicasDeCuarentena