Crónicas de cuarentena

Economía, especulación y pandemia (13)

Una de las secuelas de la expansión del nuevo coronavirus sobre la economía mundial ha sido la reducción y hasta la paralización de millares industrias y comercios. Entre las disposiciones regulatorias, en el marco de la pandemia, figura la suspensión de actividades clasificadas como no esenciales. Los principales mercados bursátiles del mundo han registrado caídas estrepitosas. El precio del petróleo, en medio de la guerra comercial de las potencias mundiales acusó una perdida acentuada por la reducción de la actividad económica.

En esta primera etapa de la pandemia el mundo enfrenta problemas en el curso de la economía más por el lado de la oferta que por el aumento de la demanda. En determinados rubros tales como equipos e implementos médicos, material descartable, medicamentos, artículos de limpieza e higiene personal, agua embotellada y alimentos enlatados, entre otros, se está registrando una peligrosa combinación que alienta la especulación. Le economía doméstica sufre los embates. La gente acusa el golpe en sus menguados ingresos. El impacto es todavía más demoledor entre los que han perdido sus puestos de trabajo por efecto colateral de la pandemia.

El turismo y el sector servicio en general ha resultado particularmente afectados. Quienes laboran en la economía informal son quizás los más agobiados. Gigantes del comercio electrónico como AMAZON, E-BAY o ALIBABÁ reducen costos de transferencia y cargos de envió a sus clientes. Establecimientos y negocios se están apoyando en plataformas digitales para abrir canales alternativos a su comercialización regular. Profesionales de la medicina practican consultas vía web y abogados y administradores ofrecen asesorías por internet.

En el comercio tradicional hay precios que aumentan artificialmente. Hay productos que desaparecen vertiginosamente de los anaqueles. La escasez es un signo distintivo de estos tiempos, incluso hasta en latitudes en donde la variedad y abundancia era un asunto cotidiano. Para tener una idea de la gravedad del asunto hasta la administración de Donald Trump dictó un decreto que intenta contener la especulación de precios y el acaparamiento de bienes esenciales. Por estas calles, el valor de una mascarilla se quintuplicó, ya no hay alcohol disponible en los estantes y el limón subió escandalosamente de precio. Para muchos, a propósito de la pandemia, el guarapo de la noche resulta más amargo.

¡Amanecerá y veremos!

Aprendizaje en época de pandemia (14)

Cientos de millones de niños y jóvenes en todo el mundo están alejados de las aulas de clase por efecto de la suspensión de actividades académicas en el marco de la estrategia general aplicada para la contención de la pandemia provocada por el coronavirus Covid-19. Paulatinamente gobiernos nacionales y administraciones regionales y municipales de diversas latitudes del planeta han adoptado medidas para abordar lo que pudiera ser una prolongada suspensión de actividades escolares.

Con las particularidades del caso, en cada país, se han ido desarrollando iniciativas para evitar que la suspensión de actividades educativas suponga la paralización general del proceso de formación del estudiantado. En diversas instituciones se han implementado chats y círculos de estudio virtual. Clases a distancia, cursos y tutoriales por internet han ido surgiendo como alternativa para no detener el proceso enseñanza-aprendizaje, por completo, y para la totalidad de los estudiantes en la diversidad de niveles y modalidades existentes.

En Venezuela el programa “Cada Familia una Escuela” implementado por el Ministerio de Educación a través de la televisión oficial apunta en la dirección de brindar contenidos básicos sobre temas generales en áreas como historia, geografía, ciencias naturales, matemática y lenguaje. La masificación del empleo de las computadoras “canaimitas” no ha podido ser aprovechado por las deficiencias en la calidad del servicio de internet.

Una gran lección que estamos comprendiendo es que el aprendizaje no es un asunto exclusivo del recinto escolar tradicional y que en la formación que es un proceso continuo, es imperativo aprender de la pandemia misma. Un niño sabe hoy qué es una cuarentena. Una joven recibe clases por skype, en un aula virtual, sobre los efectos desbastadores de la llamada Peste Bubónica, durante la edad media, o la Gripe Española, al final de la Primera Guerra Mundial, y las inevitables comparaciones con la pandemia actual. Académicos y científicos de varias partes del mundo comparten información privilegiada sobre el genoma del nuevo coronavirus, su vertiginosa expansión y la posible cura para la humanidad, lo cual en sí mismo constituye un fenomenal proceso de aprendizaje, además de una carrera contra el tiempo.

¡Amanecerá y veremos!

El curso del nuevo coronavirus (15)

La Organización Mundial de la Salud difunde  en su portal web  un reporte diario, alimentado con la información oficial que cada uno de su países miembros suministra, sobre el curso de la expansión del coronavirus Covid-19.  A la fecha son más de 70 informes con tablas, gráficos, estadísticas y mapas que dan cuenta del registro de la enfermedad detectada a finales de diciembre en la ciudad de Wuhan, y que en enero fue  atribuida a un  nuevo coronavirus. Entonces apenas cuatro países habían reportado contagios y fallecimientos, a saber: China como epicentro de la emergencia además de Tailandia,  Corea del Sur y Japón, con muy pocos casos.

En febrero los reportes diarios de la OMS  dan cuenta de una epidemia que empieza a expandirse más allá del continente asiático  y en marzo se produce la declaratoria de pandemia cuyo foco central se ubica Europa. El monitoreo mundial con los datos oficiales  permite evaluar, entre otros indicadores,  la tasa de mortalidad, la cantidad de personas infectadas y  el número de pacientes recuperados.  

Con la entrada del mes de abril  la pandemia registra un nuevo foco, ahora en el continente americano y los indicadores permiten inferir que la incidencia de casos, con el virulento comportamiento exponencial del Covid-19 en Estados Unidos de América, el número de contagiados será superior a los casos reportados hasta ahora por China, Italia, España, Alemania, Francia, Reino Unido  e  Irán  juntos. La inmensa población de la India y los habitantes de los países del  Continente Africano están a la expectativa,  ante el irremediable  avance  de la pandemia.

El reporte de la OMS indica que el coronavirus está presente con contagios locales o internacionales en 202 países y territorios  en los cinco continentes, a excepción de  los gélidos polos del globo terráqueo.  Cuando escribimos  estas líneas   ya hay  un millón de contagiados en todo el mundo y unas cincuenta  mil personas han fallecido.  Los números de la pandemia siguen su curso. Detrás de cada dato, en cada rincón de la geografía mundial,   hay una historia y una  tragedia.  Resulta  dramático decirlo y  vivirlo.

¡Amanecerá y Veremos!

Liderazgo en tiempos de pandemia (16) 

El auge o la caída de líderes mundiales en el tiempo por venir dependerán en gran medida de sus iniciativas y ejecutorias frente a la emergencia y la percepción que la gente tenga de su actuación ante la pandemia. La colectividad somete al escrutinio público el  liderazgo, las acciones y omisiones de gobernantes, dirigentes políticos y autoridades sanitarias

En China la dirigencia del partido comunista censuró a médicos y periodista que alertaron sobre los primeros casos en Wuhan, aunque finalmente. A un costo de miles de vidas,  admitieron la situación La estrategia del Presidente Chino Xi Jinping se centra ahora en brindar asistencia internacional ante la pandemia, lo cual  no exime de responsabilidades al gigante asiático en torno al manejo inicial de la crisis.

El primer ministro Boris Johnson en Inglaterra terminó siendo víctima, en  carne propia, del nuevo coronavirus tras retrasar las medidas de distanciamiento social y cuarentena instando exclusivamente a los grupos etarios de mayor riesgo su aislamiento. El Presidente Donal Trump preocupado por los embates del Covid-19  sobre su economía señaló que “el remedio no debe ser peor que la enfermedad” para después presagiar que morirán cien mil norteamericanos a consecuencia de la pandemia.

“No entren en pánico”-advirtiò el Presidente de Bielorrusia Alexander Lukashenko- quien recomendó disfrutar sesiones de sauna y beber vodka  como método preventivo.  Otro que se lo ha tomado a la ligera es el Presidente mexicano, Andrés  López Obrador, quien recientemente alentaba a sus paisanos a seguir con su vida cotidiana. El Presidente de Brasil Jair Bolsonaro ha señalado que los medios de comunicación han provocado una histeria colectiva cuando se trata de “una pequeña gripe o resfriado”

En Hungría  el Primer Ministro Viktor Orbán fue habilitado  con poderes especiales para abordar la emergencia y decretó cinco años de cárcel para castigar la difusión de noticias falsas sobre la pandemia.  El Presidente ruso  Wladimir  Putin, adoptó una severa norma que  prevé hasta 7 años de cárcel para quienes incumplan la cuarentena. El Presidente de Filipinas Rodrigo Duterte, fue más lejos y autorizó a la fuerza pública a “disparar a   matar a quienes violen la cuarentena”.

En Venezuela el Covid-19 no ha provocado  una tregua en el conflicto institucional y la confrontación política. La administración de Nicolás Maduro decretó el Estado de Excepción, creo una comisión presidencial para el abordaje de la crisis, ha recibido  asistencia de China, Cuba y Cuba  e instaló  el Consejo de Estado para promover la cooperación de los poderes públicos, mientras Juan Guiadó, llamó a conformar un Gobierno de Emergencia Nacional, designó una comisión de expertos de la Asamblea Nacional, exigió el ingreso de la ayuda humanitaria al país y pidió a la ciudadanía que se mantenga en casa aun a pesar  de la precaria situación social y las penurias económicas que la población padece.

¡Amanecerá y veremos!

@ADIGIAMPAOLO

#CrónicasDeCuarentena