La idea de la Serie del Caribe comenzó en 1926

Interesante e histórico artículo publicado en el periódico "El Nuevo Diario" de Venezuela, donde se reseña la carta enviada por el Sr. Carlos García de la Noceda, Presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos de Puerto Rico sobre la propuesta de realizar una Serie Internacional del Caribe en 1926.

Comparto con los amables lectores, un importante hallazgo histórico que encontré, revisando archivos familiares de antaño y que tiene un gran valor deportivo, ya que trata sobre la auténtica iniciativa de crear la Serie del Caribe de béisbol.

Revisando un viejo artículo de prensa, publicado en el periódico "El Nuevo Diario" de Venezuela, el 1 de marzo de 1926, descubrí la interesante reseña sobre una carta enviada por el Señor don Carlos García de la Noceda, Presidente Interino de la Asociación de Cronistas Deportivos de Puerto Rico, fechada el 11 de febrero de 1926. La correspondencia, que habla por sí sola, la presento y comparto a continuación:

Interesante carta de Puerto Rico sobre Base-ball

Con la mayor satisfacción doy a la publicidad la siguiente carta que ha tenido la gentileza de enviarme de San Juan de Puerto Rico el señor don Carlos García de la Noceda, Presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos. En ella, obtendrán los interesados todos los informes necesarios. Además, incluyo parte de la crónica publicada en “El Mundo” que pueda serles útil.

Ha llegado el momento de constituir entre nosotros una Liga o Federación de Base-Ball. No hay que desalentarse. Hasta por la prensa, se dijo que la Federación Nacional de Foot-Ball que se organizaba, fracasaría; sin embargo, se inscribieron 18 equipos y el próximo año, estoy convencido de que este número será mucho mayor.

No debemos desmayar. Aunque poco conocedor en materia de base-ball, ofrezco mi cooperación para ver establecido sólidamente este deporte entre nosotros y que la idea de la "Asociación de Cronistas Deportivos" de Puerto Rico llegue a realizarse en un plazo breve. Es preciso trabajar con entusiasmo y crear la Federación Nacional de Base-Ball.

San Juan, febrero 11 de 1926.

Señor Cronista Deportivo,

El Nuevo Diario.

Caracas, Venezuela.

Distinguido compañero:

Tengo el gusto de incluirle un recorte de “El Mundo”, diario que se edita en esta ciudad, en que aparece una Crónica Deportiva insertada en el número del pasado domingo. Se enterará por dicha crónica de que la Asociación de Cronistas Deportivos de Puerto Rico, Incorporada, que presido, en una de sus últimas sesiones, tomó el acuerdo de fomentar un campeonato internacional de Base-Ball en que tomen parte los equipos de Venezuela, Puerto Rico y Santo Domingo.

Este campeonato, y los campeonatos sucesivos, estrecharían las relaciones de amistad, despertarían mayor entusiasmo en el cultivo de los deportes y serían el medio propulsor para aumentar el intercambio comercial entre los tres países.

No hago extensa esta carta analizando la forma en que han de celebrarse los campeonatos en cada país, porque esa es una cuestión que corresponde a cada país, porque en la crónica encontrará esa información.

Hay una sola cuestión que, momentáneamente, hace aparecer la empresa mucho más arriesgada de lo que realmente es: la visita de un equipo campeón a otro equipo campeón.

En Venezuela como en Puerto Rico, hay entusiastas del Base-Ball que año tras año, para el otoño, contratan un equipo extranjero para jugar doce juegos. Celebrándose campeonatos en Venezuela, Puerto Rico y Santo Domingo y dando la prensa de los tres países el estado del campeonato semana tras semana, el entusiasmo aumentaría día tras día y las visitas de los campeones proporcionarían una brillante temporada. Si jugar doce juegos en cada país, entre solamente dos equipos, pareciera que no habría de tener novedad ni interés, podrían jugar los campeones cinco juegos y los restantes jugarlos el equipo visitante con los demás equipos locales como juegos de exhibición.

Suplico a usted acoja nuestro plan y lo presente a los entusiastas, directores de equipos y promotores, desde las columnas del importante rotativo en que inserta sus crónicas, invitando a todos ellos a comunicarse con esta Asociación para establecer sobre principios sólidos las bases del campeonato.

Los equipos de Base-Ball de Puerto Rico están integrados por peloteros de ambas razas; pero unos y otros reúnen las condiciones de instrucción, cultura y sociabilidad indispensable para presentarse ante una concurrencia selecta.

Esperando sus noticias, aprovecho esta oportunidad para ofrecerme incondicionalmente a sus órdenes, quedando,

s.atto. y s.s.

Carlos García de la Noceda.

(Manolo el Leñero)

Presidente Interino.

Posteriormente, como se recordará, entre los años de 1932 a 1935, el famoso equipo venezolano "Concordia" de La Victoria, propiedad de Gonzalo Gómez, hijo del Presidente de la República General en Jefe Juan Vicente Gómez, fue el primer equipo criollo en viajar al exterior para disputar torneos en el Caribe, ante los mejores teams de Cuba, República Dominicana y Puerto Rico, conquistando varias copas como campeones, con sus destacadas estrellas venezolanas y extranjeras.

El gran lanzador cubano Silvino Ruiz, don Gonzalo Gómez, propietario del team y el receptor venezolano Manuel Antonio "El Pollo" Malpica, con el "Concordia" de La Victoria, Edo. Aragua, Venezuela. Primer equipo criollo en viajar al exterior y en conquistar torneos del Caribe.

Hay que reconocer el esfuerzo, apoyo y desarrollo del béisbol venezolano que tuvieron los hijos del General Gómez, José Vicente, Alí, Gonzalo, Juan Vicente y Florencio Gómez, como grandes impulsores del deporte en Venezuela.

El equipo "Concordia" fue, indiscutiblemente, el primer equipo criollo en obtener grandes victorias en el exterior y en darle glorias a nuestro béisbol ante los más destacados equipos del Caribe.

El equipo "Concordia" de Venezuela le otorga 17 argollas al famoso Licey de la República Dominicana en 1934.

En el equipo "Concordia" jugaron 3 Miembros del Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown: Martín Dihigo, Johnny Mize y Joshua Gibson. También, integraron sus filas, grandes peloteros como el pitcher cubano Silvino Ruiz, el dominicano "Tetelo" Vargas y los venezolanos Alejandro "Patón" Carrasquel, primer grande-liga criollo y Luis Aparicio Ortega, padre de Luis Aparicio Montiel, nuestro Miembro del Templo de los Inmortales de Cooperstown, entre otros.

En el maravilloso libro "Años Dorados del Baseball Venezolano 1927-1945", escrito por el General José Antero Núñez y Alfredo Méndez, bien definieron al equipo "Concordia" de Gonzalo Gómez como la "Primera Embajada del Béisbol Venezolano en el extranjero". Es decir, los precursores de la Serie del Caribe.

El equipo "Concordia" de Venezuela, propiedad de don Gonzalo Gómez, queda campeón en Puerto Rico en 1935.

Todas estas importantes iniciativas y conquistas caribeñas de nuestro béisbol, donde participaron grandes jugadores, no se pueden olvidar que ocurrieron mucho antes que se celebrara la primera Serie del Caribe en 1949, realizada en Cuba.

domingo, 25 de noviembre de 2018

https://beisbolinmortal.blogspot.com/2018/11/la-idea-de-la-serie-del-car...