Mucho ruido y pocas nueces

Ayer fueron convocados un pico mas de 90 millones de mexicanos para decidir si revocaban o mantenían el mandato constitucional del presidente azteca.

La mayoría de los sectores sociales y la oposición criticaron hasta el hartazgo la convocatoria que propusiera el propio mandatario, en una experiencia constitucional nueva en la política mexicana, pero que al final resultó con mucho ruido y pocas nueces.

Ciertamente, la convocatoria fue más propiamente para medir la capacidad de convocar del mandatario, pero no satisfizo la exigencia legal del 40% para que su resultado fuese vinculante, lo que pudo evidenciarse en el comportamiento de la ciudadanía que prefirió llenar los Centros Comerciales que acudir a las urnas electorales.

Según la critica, aproximadamente 8 de cada 10 ciudadanos consideraron no votar en esta jornada, lo que revela que de los 90 y tantos millones de votantes convocados, sólo acudió un 17 o 18% del padrón electoral, vale decir, no fue la victoria esperada por el gobierno, que se conforma con una precaria movilización política, lo que al final generó, como en la comedia de Shakespeare, mas ruido que nueces.

Al final, el sistema político mexicano, al contrario de lo que ocurre habitualmente en Sudamérica, esperará el término del sexenio para decirle adiós a su presidente, entre cuyas reflexiones más exultantes está su afirmación, "que el secuestro de personas se evitará con una sociedad de pobres, pues secuestran a los que tienen."

Guadalajara, abril 11 de 2022